Toros y victoria a Alemania

Tras la intensa jornada anterior, los vikingos disfrutaron de un merecido descanso acudiendo al tendido de sol para degustar una agradable jornada torista. La celebrada aparición de Maese Calamar insufló nuevos ánimos a las legiones vikingas.La tarde discurrió entre impermeables, baños licoreros, posiciones francotiradoras de Maese Granjero, bocadillos de lomo con ajoarriero, canciones populares, bailes chocolateros y algún toro en la lejanía.

Finalizada la sesión taurina, la jauría vikinga se pertrechó en una cafetería popular para disfrutar de una nueva exhibición de la selección española, abatiendo a lo Puyol al rodillo alemán. Los gritos y abrazos quedaron grabados para siempre en el adoquinado pamplonés.

by admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>